¿Que es la contaminación bacteriológica del agua?

Es la contaminación producida por gérmenes potencialmente patógenos. Las bacterias son pequeños organismos vivos, responsables de muchas de las enfermedades producidas por el agua.

. A pesar de que las coliformes son en principio inofensivas, su presencia en el agua indica la posibilidad de una contaminación por gérmenes. En consecuencia, un agua que contiene bacterias coliformes no es un “agua segura” para beber y/o cocinar.

Las coliformes totales son comunes en el medio ambiente (tierra) y en el intestino de los animales. Las coliformes fecales y la Escherichia Coli (E.Coli) se encuentran principalmente en los residuos fecales de los animales. La contaminación por coliformes fecales puede provenir de cloacas o alcantarillados cercanos, fosas sépticas, granjas de animales, roedores cercanos o pozos mal cerrados. Esta contaminación puede introducirse en el pozo, o sistema de tuberías durante su construcción o reparación de alguna avería.

Si usted recibe el agua de consumo directamente del grifo y no utiliza depósitos de almacenamiento, no debe preocuparse por este tipo de contaminación. Las aguas de suministro público son normalmente tratadas con cloro para desinfectar y eliminar cualquier posible contaminación microbiológica. Otros posibles sistemas de desinfección pueden ser:

  • Adición de Cloraminas
  • Rayos Ultravioletas
  • Ozono

Si tuviera algún desorden intestinal, diarreas repetitivas, vómitos, calambres abdominales, revise su agua. Consulte con su ayuntamiento o compañía suministradora del agua. Niños y ancianos son más susceptibles a la contaminación de coliformes. Si es necesario, descarte una posible contaminación microbiológica realizando un análisis del agua de beber.

Si su agua es de un pozo de su propiedad, fuente o manantial, o bien tiene depósitos de almacenamiento, es aconsejable hacer análisis microbiológicos frecuentes ya que existen muchas posibilidades de contaminación por coliformes. Incluso, habiendo instalado un sistema de desinfección, conviene controlar al menos dos veces al año los posibles crecimientos bacteriológicos.

Si su agua está contaminada con algún tipo de bacterias, es decir, el resultado del análisis clasifica su agua como “no potable por contaminación bacteriológica”:

–          Hierva el agua de beber y cocinar durante al menos 5 minutos, hasta que instale un sistema de desinfección estable que le proporcione un agua potable segura. Tampoco debe lavarse los dientes con esta agua

–          Sí que puede bañarse, ducharse y lavar la ropa con esta agua

–          Puede también utilizar esta agua para riego (siempre que no se usen aspersores o microaspersores).

Sistemas para el tratamiento de aguas con contaminación microbiológica

Se pueden eliminar los gérmenes patógenos mediante procesos químicos o físicos.

Los procesos químicos son:

  • Desinfección por cloro
  • Desinfección por derivados del cloro
  • Desinfección por ozono

Procesos físicos

  • Desinfección por rayos ultravioletas

Nuestra recomendación

Si usted consume para beber y cocinar agua de un pozo con contaminación microbiológica, desde nuestro punto de vista las opciones mas accesibles para uso doméstico para potabilizar agua son:

Desinfectar con Cloro

Se inyecta cloro en el depósito de acumulación o en la tubería de impulsión hacia el depósito de almacenamiento o consumo. La dosificación del cloro se hace mediante la instalación de una bomba dosificadora. La cantidad dosificada debe ser establecida por personal cualificado, según el volumen de agua a tratar, propiedades del agua según el análisis realizado y características de la instalación. Debe realizarse un mantenimiento cuidadoso de la bomba dosificadora, puedo que por la acción del mismo cloro, tienden a cristalizarse las membranas de dosificación haciéndose necesaria su limpieza o reposición con mayor o menor frecuencia.

No obstante, el cloro es tóxico y puede generar otros compuestos tóxicos al unirse a materias orgánicas presentes en el agua, por lo cual la cloración en casa es un proceso delicado que, si decide hacerlo, lo debe efectuar con mucho cuidado y de acuerdo a las indicaciones de una persona con experiencia y especializado en el tratamiento de aguas.

También debe tener mucha precaución en la manipulación y almacenamiento del cloro que siempre debe guardarse en sitio cerrado con puerta y llave. No guardar los envases del cloro líquido en lugares expuestos al sol o a radiaciones caloríficas.

Si ha optado por la cloración como sistema de desinfectante, le aconsejamos en el punto de consumo para beber y cocinar, un filtro de celulosa para eliminar impurezas, tales como las bacterias muertas que tienden a aglutinarse y un filtro de carbón compactado que elimine el cloro residual y sus compuestos secundarios (como trihalometanos).

Desinfectar con rayos ultravioletas

La radiación de rayos ultravioletas es un proceso germicida que con una tecnología simple, sin agregar ni quitar nada del agua, logra eliminar la contaminación microbiológica. Sencillamente, se hace pasar el agua por una cámara donde se encuentra la lámpara que emite los rayos de luz ultravioleta, produciéndose la destrucción instantánea y segura de todos los microorganismos, sin alterar la naturaleza del agua, pues no deja ningún tipo de residuos.

La primera instalación de desinfección por radiación UV se montó en Marsella en el año 1910. A partir del año 1960 se consigue perfeccionar el sistema, y se utiliza de forma creciente la tecnología de rayos ultravioletas (UV) para desinfección del agua. Hoy existen mas de 2000 municipios de Europa que desinfectan su agua potable con rayos ultravioletas.

Los rayos ultravioletas constituyen una de las franjas del espectro electromagnético. Justamente, la franja que se sitúa entre los 10-400 nanómetros, limitando con los rayos X y la franja visible. La radiación UV ataca los ácidos nucleicos de los microorganismos, impidiendo su división celular, produciéndose así efectos letales para virus, bacterias, esporas y levaduras

Ventajas de la Radiación Ultravioleta

  • No precisa tiempo de contacto: el efecto de desinfección es inmediato
  • No altera ni modifica la composición química del agua
  • No forma compuestos secundarios perjudiciales
  • No corroe las instalaciones
  • Sin riesgos de manipulación
  • Fácil de instalar

Para calcular el tamaño y las características del equipo de rayos ultravioletas se tendrá en cuenta:

  • El caudal del agua a tratar
  • La contaminación microbiológica existente
  • Las características generales del agua a tratar
  • Destino del agua tratada
  • Características generales de la instalación de transporte

Nuestra recomendación a la hora de tratar un agua de contaminación microbiológica será, sin lugar a dudas, la utilización de lámparas germicidas (de rayos UV). La aplicación de este tipo de desinfección es realmente amplia y versátil, y siempre se obtiene la ventaja de no tener que usar cloro o sustancias químicas similares.

  • Residencias particulares, hoteles, bares, restaurantes
  • Piscinas, balnearios
  • Alimentación, panaderías, repostería, conservas
  • Acuarios
  • Plantas, arboles, cultivos
  • Agua de riego
  • Granjas de animales
  • Laboratorios
  • Hospitales
  • Tratamiento de aguas residuales
  • Industria electrónica
  • Industria farmacéutica y cosmética
  • Envasado de conservas y alimentos
  • Barcos, trenes
  • Y un largo etcétera

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Quizás te interese

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
    Abrir chat